«Sólo puede quedar uno»